Seguidores

domingo, 18 de septiembre de 2011

Capítulo #2

NOTA- voy a cambiar el tiempo de la historia a pasado. Es que con el presente hay frases que quedan regular :S Espero que no os importe. Bueno, disfrutad del segundo cap. :D

Tumblr_lq4v8fkydf1qmzxdco1_400_large

Mamá trabajaba como enfermera en el Hospital St. Williams, por lo que siempre fue la persona que me curaba las heridas cuando me caía al suelo de pequeña. Tenía un enorme botiquín en la casa que tenía de todo. Desde Betadine a esparadrapo, para las peores ocasiones. Cuando me hacía una herida, adoraba que me cogiese en brazos y me curase con un algodón desinfectante. Me encantaba oír sus palabras para tranquilizarme y arroparme, saber que estaba ahí. Luego, me soplaba suavemente la herida, y me daba un besito en la zona afectada. Me sentía querida y feliz.

Pero cuando cumplí 10 años, a mamá la ascendieron a enfermera jefe, y también se ofreció a hacer turnos de noche 2 veces a la semana, a veces 3. Claro está, así ganaba más dinero, pero la verdad, a mí no me gustaba aquello. Siempre que volvía de sus turnos nocturnos, llevaba unas grandes ojeras y apenas podía caminar del cansancio. No me daba las buenas noches, ni me daba un beso en la frente antes de dormir. Sólo se iba a su cuarto, cerraba la puerta, y dormía profundamente hasta la mañana siguiente en la que volvía al hospital. A las horas de comer volvía para estar reunida con nosotros, e intentaba ser lo más cariñosa posible conmigo, algo que no funcionaba. Pasaba un poco de ella, por no decir completamente. Yo sabía que después de fingir ser la madre perfecta en la cocina, después de disimular todas las heridas de mi familia, volvería al trabajo, y volvería por la noche, si es que no tenía turno de noche, claro. Una vez le dije a papá que para éso era mejor no tener madre, a lo que él me pegó una bofetada y me dijo que no volviera a repetir éso nunca más. Claramente, no lo volví a hacer delante de él, pero si constantemente en mi mente.

Estábamos en el comedor, yo acababa de poner los cubiertos, sin dejar de pensar en mi conversación con Angela y Noah. Mientras, Aly repartía las servilletas y los vasos torpemente. La miré con dulzura, y la ayudé a ponerlos. Cuando nos sentamos y papá sirvió la comida, un riquísimo -nótese la ironía- plato de lentejas, su especialidad, Aly puso una mueca de asco. Mamá, que no podía fingir que no lo había visto, la regañó con dureza.

-Alycia, creo que ya eres lo bastante mayor para comportarte en la mesa y dejar de poner cara de asco a todo. Tienes ya 9 años. Siéntate derecha. Espalda recta. Y quítate ese pelo de la frente, pareces una...

Yo mientras me evadía de la conversación, aunque no podía evitar cerrar los puños con fuerza, y apretar los dientes bruscamente. Lo que más me fastidiaba de mamá, aparte de su falta de atención hacia la familia (aunque pudiese parecer un poco injusto porque no era culpa de ella trabajar tantas horas), era que lo pagase con Aly. A mí me daba igual que lo hiciese conmigo, o con papá. Nosotros nos sabíamos defender, y hacer caso omiso, porque comprendíamos su cansancio. Bueno, él, porque yo a veces no podía creer que ésa fuese la madre que yo conocí cuando era pequeña. Pero Aly...ella era indefensa, todo lo que le decía mamá provocaba grandes repercusiones en ella. Yo lo sabía. Un día, hará medio año, me contó que le encantaba ver Super Nanny, ésa serie que echaban en Cuatro, en la que una mujer, la cuál se hacía llamar como el título del programa, ayudaba a padres inexpertos a cuidar y no malcriar a sus hijos. Yo le pregunté por qué, y ella me respondió tranquilamente: "porque al menos tienen padres a los que le importan. Aunque los malcríen, les quieren. Ellos no chillan a sus hijos, no les pegan". Yo me quedé callada. Sabía por qué era éso. Apreté con más fuerza los dientes.

-Mamá, ya-dije secamente.

Ella me miró sorprendida, abrió la boca para decir algo, pero me vio las pocas ganas que tenía de hablar, y optó por callarse. Papá no sabía qué decir. Odiaba la tensión que siempre teníamos a la hora de la comida. Nuestra única reunión familiar diaria, cuando estábamos todos al completo. Para la cena ella nunca no llegaba. Nunca llegaba a nada.

Estuvimos unos largos minutos en silencio. Qué incómodo. Yo masticaba mis lentejas, intentando no demostrar mi desprecio hacia esa comida. Y Aly...bueno, ella hacía lo que podía.

-¿Sabéis qué? He ganado el premio al mejor cuento de entre todos los de 4º de Primaria-soltó de repente, creo que para romper el hielo.
-¿Ah, sí? Éso está muy bien, cariño-le dijo papá con una sonrisa.

Mamá la felicitó también, aunque yo ya lo había hecho, ya que me solía contarme sus cosas antes que a nadie.

-Dame el cuento-dijo mamá de repente.

Nosotros tres nos quedamos con gesto de interrogación. Aly cogió su mochila y rebuscó entre sus libretas, estuches y lápices. Cuando lo encontró, se lo entregó a mamá. No sabíamos para qué lo quería, ella se supone que ya lo había leído justo cuando Aly lo terminó de escribir. Sin decir nada, fue a la cocina, y nosotros la seguimos. Con su parsimonia habitual, ésa que solía hacer para las grandes ocasiones, pegó con un imán la hoja contra la puerta del frigorífico. Nosotros nos quedamos mirando, satisfechos. Mamá la apretó con fuerza hacia sí, y le dio un beso en la frente. Ese beso que me daba cuando era pequeña, cuando me hacía una herida, cuando era ella, y me prestaba atención. Desgraciadamente, Aly era demasiado pequeña cuando mamá era realmente quién era para darse cuenta de todo lo que había perdido. En ese momento, parecíamos una familia tan...feliz.

Cosa que en el fondo no éramos, en absoluto.

Ésto es un mini-capítulo, algo así para que os vayáis adaptando a la vida de la protagonista y éso. El próximo será más largo :)

6 comentarios:

  1. *0* Ñañañañaaa... la cosa se está poniendo interesante. Me gusta muuuucho ><

    ResponderEliminar
  2. WEEEEEEEEEEEEEE!!!! Me gusta mucho, pero porfiss, escribe ya e tercero porque quiero saber lo que va a hacer Lil, estoy super ansiosa, de verdad, enganchadísima!!! Besos preciosaa!

    ResponderEliminar
  3. Eys:) Me encanta tu blog y te sigo, pásate por el mio y dame algún consejo o déjame algún comentario con tu opinión, te aviso que acabo de empezar a actualizarlo, porque estaba un poco pobre:)) puedes darle también a sugerencias y sugerirme algún tema que te gustaría que hiciera una entrada, lo agradeceré de verdad, besitos sigue así (:
    http://dimevenylodejotodoperodimeven.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar